¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

23 may. 2011

¿EDUCACIÓN O CORRUPCIÓN?

Más basura metida en la cabeza de los niños
La revista de Educación Sexual publicada por el Minsiterio de Educación de Argentina y enviada  a las escuelas es -como no podia ser de otra manera- una apología de la promiscuidad, de la homosexualidad y del aborto entre otros graves errores

En su habitual reflexión televisiva en el programa “Claves para un 
Mundo Mejor”, Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata y Presidente
de la Comisión Episcopal de Educación Católica, lamentó la edición y
difusión de la revista “Educación Sexual Integral. Para charlar en 
familia. Una revista “carente de sentido moral”, editada por el 
Ministerio de Educación de la Nación con la ayuda del Fondo de 
Población de Naciones Unidas, que ya está siendo enviada a los 
colegios.

Destaca el prelado platense que, entre otras cosas, la publicación 
valora del mismo modo los distintos “tipos de familia” y presenta al
“comportamiento homosexual como una conducta de idéntico valor que 
la heterosexualidad”, menciona a la masturbación como algo “normal y
prácticamente necesario”, promueve el inicio precoz de las 
relaciones sexuales y banaliza la sexualidad, niega el efecto 
abortivo de las “píldoras del día después” y oculta la tasa de fallo
del preservativo.


Critica Mons. Aguer, una vez más, la ideología constructivista 
subyacente, “la doctrina oficial”, presente en la publicación y en 
“los diseños curriculares de varias materias escolares”.
Denuncia finalmente esta “inaceptable” intromisión del Ministerio de
Educación de la Nación en los hogares argentinos y apela al “sentido
común de la mayoría de los padres de familia, todavía no estragado 
por los ideólogos.”.

A continuación el texto completo de la alocución:
 “El 28 de abril pasado, el Ministerio de Educación de la Nación 
presentó una revista destinada a las familias argentinas para 
ayudarlas a transmitir a sus hijos nociones sobre su vida sexual. La
revista se llama “Educación Sexual Integral. Para charlar en 
familia. Se hicieron seis millones de ejemplares con la ayuda del 
Fondo de las Naciones Unidas para la Población, que deberán llegar a
los padres a través de sus hijos, ya que están siendo enviados a los
colegios”.

“El Ministro de Educación, en el prólogo, presenta este proyecto por
referencia al concepto de educación sexual integral, que no se 
reduce a hablar de las relaciones sexuales, sino que incluye la 
afirmación y respeto de valores específicamente humanos. 
Lamentablemente eso es lo que no aparece luego en el interior de 
esta publicación. Y lo digo con pena, porque es una buena ocasión 
desperdiciada”.

“En primer lugar la revista se demora en la descripción de los 
órganos sexuales y de su funcionamiento. Llama la atención desde el 
comienzo la falta de toda consideración moral, como si ese ámbito de
la conducta humana no debiera regirse por la conciencia recta y el 
empeño de la voluntad en el bien. Si se habla de responsabilidad, 
ésta no se refiere a parámetros objetivos de orden moral”.

“Se dice en la página 13 que hay diversos tipos de familia y que no 
hay uno mejor que otro; todos son buenos. Habla el texto de familias
con dos papás, con dos mamás, con un papá y una mamá, con un papá 
solo, con una mamá sola. En este punto se desliza una confusión, 
porque no es lo mismo que falte uno de los progenitores porque ha 
ocurrido una separación o se da un caso de viudez que las formas 
antinaturales de unión que hoy día quieren ser presentadas como 
verdaderas familias. Se advierte en este tema la funesta 
consecuencia pedagógica de la ley que el año pasado alteró la 
esencia del matrimonio”.


“En la publicación se presenta la masturbación como algo 
absolutamente normal y prácticamente necesario en el desarrollo de 
la pubertad. Se lo compara con los tocamientos que hacen los bebés 
de su cuerpo para explorarlo; así también los adolescentes buscan 
sensaciones placenteras. Aquí no se ofrece tampoco ninguna 
consideración moral”.

En cuanto a las relaciones sexuales de los adolescentes, la revista
señala que ellos tienen el derecho a decidir cuándo iniciarse en 
tales experiencias. No se insinúa la necesidad de presentar una 
orientación; sólo se constata que algunos muchachos y chicas deciden
tener relaciones, otros deciden esperar al matrimonio, como si fuera
exactamente lo mismo. El contexto permite observar que la 
insistencia en un “cuidarse”, ajeno a toda valoración moral. 
equivale a una velada promoción de relaciones sexuales prematuras”.


“Se registra en la publicación una obsesión por el preservativo. Se 
habla de todos los métodos anticonceptivos, pero sobre todo el 
preservativo es considerado como el único eficaz para prevenir el 
embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, incluso el sida. 
Se emplean varias páginas para insistir en la necesidad de su uso, 
con precisas instrucciones. Contradiciendo datos científicos 
fehacientes se oculta que el preservativo no es absolutamente 
eficaz, sobre todo para impedir el contagio del virus que provoca el
sida”.

“Por otra parte, no hay ninguna referencia explícita a la finalidad 
misma de la sexualidad, vinculada como valor auténticamente humano 
con el amor, con el matrimonio, con la familia. Se admite el hecho 
de las parejas adolescentes como algo normal. No se habla de 
virtudes, de continencia, de castidad”.

Hay otros errores científicos muy serios. Se dice, en la página 25,
que la pastilla de anticoncepción hormonal de emergencia –la píldora
del día después- no afecta para nada al embrión, sino sólo retrasa 
la ovulación y espesa el moco del cuello del útero para impedir que 
el espermatozoide se encuentre con el óvulo y evitar así el 
embarazo. Se sostiene errónea o engañosamente que ese recurso no 
afecta en nada al embrión, es decir que el embarazo puede continuar 
su desarrollo normal. ¡Esto no es así! Todo el mundo sabe que las 
sustancias químicas contenidas en esta píldora impiden la anidación 
del embrión si la fecundación se ha producido, provocando de este 
modo un aborto ultratemprano”.

“Otro capítulo: se presenta la sexualidad como un abanico de 
opciones. En esta noción asoma la perspectiva de género y el 
constructivismo que impregna los diseños curriculares de varias 
materias escolares. Según esta doctrina “oficial” hay diversas 
maneras de vivir la sexualidad y todas son igualmente buenas; no 
cabría hacer aquí ninguna calificación moral negativa. Se pretende 
–es claro- hacer pasar el comportamiento homosexual como una 
conducta de idéntico valor que la heterosexualidad”.


“Esta publicación es inaceptable. El Ministerio de Educación de la 
Nación se entromete en los hogares argentinos con una propuesta 
carente de sentido moral. Es de esperar que rebote en el sentido 
común de la mayoría de los padres de familia, todavía no estragado 
por los ideólogos. Es una pena que se haya desperdiciado una 
magnífica oportunidad de hacer las cosas bien”.

Publicado por Notivida

Exigimos que el gobierno respete nuestra libertad a aducar a nuestros hijos afectiva y sexualmente con nuestros valores. Son nuestros hijos No del Estado.Nosotros decidimos.

18 may. 2011

A LOS TIBIOS LOS VOMITARÉ DE MI BOCA Apoc. 3.16

"Corresponde a nosotros dar la batalla y a Dios dar la victoria”.
Santa Juana de Arco


La sentencia del Señor es terminante y si bien sus designios son
insondables, creería uno que la expresión debe preocupar a los
argentinos de hoy.

En esta Argentina del miedo y de la persecución religiosa, los
católicos –muchos o algunos- parecen aceptar con tibieza los
permanentes ataques de un enemigo que encuentra solaz en el agravio
a la verdadera Fe.

Que quede bien en claro, cuando hablamos de “enemigo” no nos
referimos exclusivamente a quienes integran el staff marxista que
ejerce el poder político. Nos referimos también a toda esa runfla
progre que contamina la prensa oral y escrita, los programas
televisivos, las aulas y cuanto otro espacio pseudo cultural tienen
a su alcance.

Obviamente, los agravios nunca se direccionan a otras confesiones.
El objetivo es siempre el catolicismo. El enemigo es para ellos el
Dios Viviente y Verdadero. Hacia allí convergen todos a descargar
sus blasfemias, como certificando que estamos nuevamente en aquél
momento que definió Nuestro Señor Jesucristo: “Esta es tu hora
Judas, la hora de las tinieblas”.

Frente a ello, los católicos no atinan a reaccionar. Hacen caso
omiso. Como si se tratara de una vulgar disidencia deportiva o una
opinión “que merece tanto respeto como la nuestra”. Cuando, en
realidad, se está agraviando la Santa Religión. Por supuesto que la
Jerarquía religiosa no adopta una postura distinta. Mira para otro
lado, olvidando el testimonio –del que son guardianes- de tantos
mártires y santos que marcharon a la muerte en defensa de la Fe.
Nadie es apercibido públicamente, mucho menos excomulgado. Es como
si el apostolado se agotara en las cuestiones políticas menores.
Allá ellos con sus responsabilidades sin cumplir. Pero ¿qué pasa con
nosotros?.

Por comodidad, por cobardía, por lo que fuera, el católico ha
perdido la capacidad de respuesta. Lo que es más grave, ha perdido
el interés. Total, “hay que dejarlos, están equivocados” y con esta
expresión se creen liberados de toda responsabilidad mayor. Si hay
un acto de desagravio al Santísimo, van los 50 o 100 católicos de
siempre. “Los fanáticos” decimos, para justificarnos en nuestra
ausencia. “Son los católicos fascistas”, dijo un vocero del
Episcopado, para justificar su defección al no ponerse al frente en
la defensa del Amor de los Amores.

Esos “fanáticos”, esos “católicos fascistas”, son benditos del
Cielo. Ellos estarán en la bienaventuranza que dice “Bienaventurados
sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda
clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque
vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a
los profetas que fueron antes de vosotros”. No nos preocupemos por
ellos. Preocupémonos mejor por nosotros, por cómo vamos a justificar
nuestra desidia y cobardía el día que seamos llamados a rendir
cuenta de nuestras vidas.

Como diminutos “pedros” del siglo XXI se niega tres y mil veces a
Nuestro Señor. Por supuesto que el Gran Apóstol se arrepintió
inmediata y dolorosamente y dio testimonio hasta el martirio.
Los católicos actuales, en cambio, intentan vanamente justificarse.
Cambiemos los católicos de una vez. Demos testimonio de Cristo ante
los hombres, para que Cristo de testimonio nuestro ante el Padre.
Seamos violentos con nosotros mismos en las exigencias y no tengamos
miedo de serlo pues dijo el Señor: “El Reino de los Cielos sufre
violencia y los violentos lo arrebatan”.

Impongámonos valor. 
¿A quién debemos temer?¿A los hombres?. 
Temamos mejor a quien nos puede
enviar donde habrá llantos y rechinar de dientes.

13 may. 2011

El bien que hace la Iglesia Católica

Miles de Instituciones Católicas en el mundo entero que superan las de cualquier otra Institución, civil o religiosa.
Y en mayor cantidad que casi cualquier nación del planeta.


La Iglesia Católica en África

La Iglesia sostiene en este continente:

12.496 Escuelas maternas
33.263 Escuelas primarias
9.838 Escuelas secundarias
1.074 Hospitales
5.373 Dispensarios
186 Leproserías
753 Casas para ancianos, enfermos crónicos, minusválidos
979 Orfanatos
1.997 Jardines de infancia
1.590 Consultorios matrimoniales
2.947 Centros de educación o reeducación.
1.279 Otras instituciones

La Iglesia Católica en América

La Iglesia sostiene en este continente:

15.788 Escuelas maternas
22.562 Escuelas primarias
11.053 Escuelas secundarias
1.669 Hospitales
5.663 Dispensarios
38 Leproserías
3.839 Casas para ancianos, enfermos crónicos, minusválidos
2.463 Orfanatos
3.715 Jardines de infancia
4.827 Consultorios matrimoniales
13.652 Centros de educación o reeducación.
4.239 Otras instituciones

La Iglesia Católica en Asia

La Iglesia sostiene en este continente:

13.683 Escuelas maternas
15.698 Escuelas primarias
9.298 Escuelas secundarias
1.102 Hospitales
3.532 Dispensarios
293 Leproserías
2.095 Casas para ancianos, enfermos crónicos, minusválidos
3.367 Orfanatos
3.211 Jardines de infancia
969 Consultorios matrimoniales
5.379 Centros de educación o reeducación.
1.870 Otras instituciones

La Iglesia Católica en Europa

La Iglesia sostiene en este continente:

23.602 Escuelas maternas
17.222 Escuelas primarias
10.338 Escuelas secundarias
1.363 Hospitales
2.947 Dispensarios
3 Leproserías
8.271 Casas para ancianos, enfermos crónicos, minusválidos
2.480 Orfanatos
2.524 Jardines de infancia
5.919 Consultorios matrimoniales
10.576 Centros de educación o reeducación.
2.761 Otras instituciones

La Iglesia Católica en Oceanía

La Iglesia sostiene en este continente:

1.695 Escuelas maternas
2.949 Escuelas primarias
683 Escuelas secundarias
170 Hospitales
573 Dispensarios
1 Leproserías
490 Casas para ancianos, enfermos crónicos, minusválidos
87 Orfanatos
108 Jardines de infancia
294 Consultorios matrimoniales
592 Centros de educación o reeducación.
207 Otras instituciones

En total tenemos que la Iglesia administra un total de 67.264
escuelas maternas frecuentadas por 6.386.497 alumnos; 91.694
escuelas primarias por 29.800.338 alumnos; 41.210 institutos
secundarios por 16.778.633 alumnos. Además sigue 1.894.148 jóvenes
de las escuelas superiores y 2.837.370 estudiantes universitarios.
Los institutos de beneficencia y asistencia administrados en el
mundo por la Iglesia comprenden: 5.378 hospitales, 18.088
dispensarios, 521 leproserías, 15.448 casas para ancianos, enfermos
crónicos y minusválidos, 9.376 orfanatos, 11.555 jardines de
infancia; 13.599 consultorios matrimoniales, 33.146 centros de
educación o reeducación social y 10.356 instituciones de otros
tipos.

Que algún enemigo o crítico destructivo de la Iglesia me diga cual
otra Institución ya sea civil o religiosa hace tanto en el mundo.
Ni los mismos Estados hacen lo que hace la Santa Iglesia. Mucho
menos otras religiones.

Esta obra es la que quieren destruir los Estados laicos y ateos,
obviamente jamás con la idea de reemplazar esta obra.


2 may. 2011

2 de Mayo - San Atanasio

Un mensaje del Siglo IV aplicable hoy ante las desviaciones del Concilio Vaticano II

Escribió en el siglo IV pero parece que dicha carta la escribio en 1965, al concluir el

Concilio Vaticano II a los que se opusieron al aggiornamento de la

Iglesia Católica Apostólica Romana. 


Vosotros sois los dichosos que por la Fe permanecéis dentro de la

Iglesia, descansáis en los fundamentos de la Fe, y gozáis de la

totalidad de la Fe, que permanece inconfusa. Por tradición

apotólica ha llegado hasta vosotros, y muy frecuentemente un odio

nefasto ha querido desplazarla, pero no ha podido; al contrario,

esos mismos contenidos de la Fe que ellos han querido desplazar, los

han destruido a ellos. Es esto en efecto lo que significa afirmar:

"TU ERES EL HIJO DE DIOS VIVO". Por tanto, nadie prevalecerá jamás

contra vuestra Fe, mis queridos hermanos.


Muy queridos, por haberlo oído de quienes han llegado hasta aquí, sé

todo esto y muchas otras cosas peores; pero, repito, cuanto mayor es

el empeño de éstos por dominar la Iglesia, tanto más están fuera de

ella. Creen estar dentro de la verdad, aunque en realidad están

excluidos de ella, prisioneros de otra cosa, mientras la Iglesia,

desolada, sufre la devastación de estos supuestos benefactores".



San Atanasio (Patrología Griega, tomo 26, col. 118/90)



¡San Atanasio ora pro nobis!


Nació en Egipto, Alejandría, en el año 295. Estudió derecho y

teología. Se retiró por algún tiempo a la vida solitaria, haciendo

amistad con los ermitaños del desierto. Regresando a la ciudad, se

dedicó totalmente al servicio de Dios.

En su tiempo, Arrio, clérigo de Alejandría, propagaba la herejía de

que Cristo no era Dios por naturaleza. Para enfrentarlo se celebró

el primero de los ecuménicos, en Nicea, ciudad del Asia Menor.

Atanasio, que era entonces diácono, acompañó a este concilio a

Alejandro, obispo de Alejandría. Con doctrina recta y gran valor

sostuvo la verdad católica y refutó a los herejes. El concilió

excomulgó a Arrio y condenó su doctrina arriana.

Pocos meses después de terminado el concilio murió san Alejandro y

Atanasio fue elegido patriarca de Alejandría. Los arrianos no

dejaron de perseguirlo hasta que lo desterraron de la ciudad e

incluso de Oriente. Cuando la autoridad civil quiso obligarlo a que

recibiera de nuevo a Arrio en la Iglesia a Arrio a pesar de que este

se mantenía en la herejía, Atanasio, cumpliendo con gran valor su

deber, rechazó tal propuesta y perseveró en su negativa, a pesar de

que el emperador Constantino, en 336, lo desterró a Tréveris.

Durante dos años permaneció Atanasio en esta ciudad, al cabo de los

cuales, al morir Constantino, pudo regresar a Alejandría entre el

júbilo de la población. Inmediatamente renovó con energía la lucha

contra los arrianos y por segunda vez, en 342, sufrió el destierro

que lo condujo a Roma.

Ocho años más tarde se encontraba de nuevo en Alejandría con la

satisfacción de haber mantenido en alto la verdad de la doctrina

católica. Pero sus adversarios enviaron un batallón para prenderlo.

Providencialmente, Atanasio logró escapar y refugiarse en el

desierto de Egipto, donde le dieron asilo durante seis años los

anacoretas, hasta que pudo volver a reintegrarse a su sede

episcopal; pero a los cuatros meses tuvo que huir de nuevo. Después

de un cuarto retorno, se vio obligado, en el año 362, a huir por

quinta vez. Finalmente, pasada aquella furia, pudo vivir en paz en

su sede.



Falleció el 2 de mayo del año 373. Escribió numerosas obras.