¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

13 jul. 2011

La Liturgia ha sido violada

Si la Nueva Misa posee defectos de origen (el Neobeato express Juan Pablo II afirmó en Fulda de Alemania que "La Liturgia ha sido violada"). 
Y si lo dice él que se cansó de abusar de la liturgia......
Pues bien, los TRADUCTORES de lengua española la han destrozado más todavía.
El Concilio de Trento definió que "El Canon de la Misa está exento de todo error" ("Ab omni errore purum": .D. 942-953).

Pero los TRADUCTORES AL ESPAÑOL han ido un paso más allá,  lo han plagado de errores, herejías. equívocos. inexactitudes y ambigüedades sin cuento.
Y esto es un verdadero sacrilegio.

El autor divide este excelente trabajo en cinco apartados:
1) TRADUCCIONES HERETICAS
2) TRADUCCIONES TENDENCIOSAS
3) TRADUCCIONES ERRONEAS
4) ADVERTENCIAS
5) CONCLUSION
Los invitamos a leerlo completo en:
http://espadacatolica.blogspot.com/p/la-liturgia-ha-sido-violada.html


Origenes de la plaga modernista

El modernismo, camino inexorable a la apostasía
Alfred Loisy, "santo padre" de los Modernistas
(1857 - 1940)
 
En cuanto al contenido, tres son las principales raíces filosóficas
en las que ha abrevado. El agnosticismo, por un lado; el
inmanentismo por otro, y complementariamente, la exaltación del
sentimentalismo o emocionalismo.

Trátase en sendos casos de confusiones y de errores, pero
amalgamados con ignorancias y también con mentiras. Vale decir que,
en su conjunto, el Modernismo conjugaba peligrosamente todas las
posibilidades que tiene un alma para extraviarse de la Verdad.

La idea o consigna central del Modernismo -casi obsesivamente
repetida- era la de conciliar a la Iglesia con el Mundo Moderno.
Consigna que llegó a ser recurrente y que, en la práctica, significó
una contemporización tal de la Fe con la irreligiosidad mundana, que
condujo a la apostasía, lisa y llanamente hablando.

Todo fue puesto en cuestión por los modernistas. Todo fue criticado
y relativizado. Los cuatro pilares fundamentales de la vida
religiosa -lo que hay que creer, lo que hay que obrar, lo que hay
que recibir y lo que hay que pedir- fueron sometidos a la dura criba
de su peculiar cosmovisión. Mientras el patrimonio de la tradición
católica era considerado un anacronismo, una rémora, un obstáculo
para la inteligencia del creyente.

Para los modernistas el humanismo fue un verdadero objeto de culto.
La fiesta del hombre, el entusiasmo por el hombre, el elogio de todo
lo humano, empezando por la mera humandidad de Jesucristo, tal como
lo había propuesto Renán. En rigor, el nombre real de este humanismo
no es otro que el de antropocentrismo. La centralidad de la creatura
rebelada contra la centralidad del Creador.

En su visión dialéctica, bien estaban para los modernistas los
aportes del paganismo y del cristianismo, pero únicamente como dos
momentos de tesis y antítesis, que debían dar lugar a una síntesis.
La síntesis era este hombre nuevo, no en el sentido paulino, sino
concebido como novador, innovador, revolucionario, moderno.

En cuanto a los modos o procedimientos elegidos por el modernismo
para manifestarse, fueron varios.
Pero hay que decir que se trató de un movimiento con explícito
desdén hacia las masas o hacia el pueblo fiel. Su decisión era la de
moverse eruditamente en los ambientes ilustrados; esto es, influir
sobre las cabezas, sobre la élite de la Iglesia.

Paralelamente se buscó otro procedimiento; el de expandirse
solapadamente en los Seminarios. No de un modo directo y frontal
sino reptante.

Como puede observarse ambas vías de este modus operandi coinciden
con las prácticas habituales de la masonería; y la relación no es
antojadiza, toda vez que entre los planes masónicos y los de la
herejía modernista hubo plena concordancia.

Analizados el contenido básico de la herejía modernista y sus modos
preferidos de manifestación, el Padre Alfredo Sáenz aborda la
cuestión de los propulsores del Modernismo.

Son unos cuantos, distribuidos principalmente en cuatro países:
Alemania, Francia, Inglaterra e Italia.

Pero de este conjunto, la exposición se demora en tres figuras
nefastamente representativas. George Tyrrel en Inglaterra, Alfred
Loisy en Francia y Antonio Fogazzaro en Italia.

El último tramo de la primera parte de esta conferencia, y la
totalidad de la segunda parte están dedicados a retratar la vida y
la obra de Alfred Loisy (1857-1940). Una vida y una obra encaminadas
a la apostasía, a la que llega al paso gradual pero inexorable,
hasta recibir la merecida excomunión formal por parte de la Iglesia.

Nota completa y audio de la conferencia en:


5 jul. 2011

Los nuevos paradigmas del Constructivismo Antiteo

Se están aprobando en la Argentina leyes contrarias a la realidad natural
 Monseñor Héctor Aguer

En su reflexión semanal en el programa “Claves para un Mundo Mejor”,
Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, señaló que “la ley
llamada de Matrimonio Igualitario está dando lugar a combinaciones
extravagantes, y bastantes antiigualitarias”.
Tras mencionar hechos acaecidos recientemente (mellizas inscriptas
con “dos mamás”, un hombre travestido que anunció que “va a ser
mama” de niños que tendrán “dos papás”) inquirió “¿no existe un
derecho a conocer la identidad biológica?” y fustigó las técnicas de
fecundación artificial.
Denunció una vez más el prelado platense “que se encuentra en
ejecución en la Argentina un proyecto de cambio cultural para la
imposición de nuevos paradigmas en los cuales no cuenta la
naturaleza humana”, añadiendo “en el fondo, esta idea es
profundamente atea. Va contra la realidad, va contra la creación, y
el que no admite la realidad de la creación y que existe una
naturaleza ordenada y bella, no reconoce ni admite la existencia de
un Creador”.
Exhortó finalmente a “resistir a la imposición de estos paradigmas”
y pidió que “no nos obliguen a reconocer que son cosas normales”.
A continuación el texto completo de la alocución televisiva:
“La ley llamada de Matrimonio Igualitario está dando lugar a
combinaciones extravagantes, y bastantes antiigualitarias”.
         “Por ejemplo: nos hemos enterado, por los medios de prensa,
de que en Rosario se ha inscripto el nacimiento de dos mellizas como
hijas de dos mujeres unidas por esta nueva forma de unión. Las niñas
han recibido el apellido de ambas, porque tendrán dos mamás. En
realidad, solamente una de esas dos mujeres es madre biológica de
estas niñas; la otra, en cambio, ha reivindicado ese papel y el
reconocimiento consiguiente porque ha estado presente en el acto de
inseminación artificial y luego también durante la cesárea por la
cual las niñas nacieron”.
         “Ahora bien, corresponde preguntar: ¿y quién es el papá?
Estas niñas no lo sabrán nunca, posiblemente. ¿No existe un derecho
de conocer la identidad biológica de cada uno? ¿No podrán reclamarlo
ellas más adelante?”
         “Otro caso: un señor que se viste de mujer, que se ha
puesto nombre de mujer y que recientemente ha recibido el documento
donde figura así, también unido en matrimonio igualitario con otro
hombre, como es una persona muy conocida en la farándula, ha
anunciado que va a ser mamá”.
         “Su consorte ha aportado biológicamente al nacimiento de
ese niño que va a nacer y seguramente alguna mujer habrá donado el
gameto femenino y otra habrá alquilado su vientre. Cuándo nazca el
niño, o los niños, pues las informaciones también hablan de
mellizos, será probablemente anotado con el apellido de estos dos
consortes del matrimonio igualitario, pero este niño o estos niños
no sabrán nunca quién es su mamá biológica. Recordemos, de paso, que
se viene persiguiendo a dos jóvenes vinculados a un importante medio
de prensa, y se los obliga a investigar su identidad biológica aun
cuando son felices ignorándola. ¡Pero en los casos provocados por el
matrimonio igualitario la identidad biológica no importa!”
         “Esto ocurre porque se están aprobando en la Argentina
leyes contrarias a la realidad natural, como si la naturaleza humana
no existiera y esta situación lamentablemente, va siendo aceptada
con pasividad por mucha gente”.
         “En el segundo caso que he comentado, como la persona es
famosa todo el mundo la felicita porque va a ser mamá. En realidad
no va a ser mamá. ¿Qué va a ser? Tendría que ser papá. Es una
confusión, y por eso digo que se trata de casos extravagantes, y
también antiigualitarios, por lo desparejos”.
         “Existe todavía desgraciadamente el machismo, pero ahora se
ha inventado otra forma de conducta que podríamos llamar hembrismo.
No debemos aceptar pasivamente que se altere el nombre de las
realidades. Cada cosa tiene su nombre y no debemos caer en una
situación de tolerancia beata, por la cual todo es igual”.
         “Tenemos que reconocer que se encuentra en ejecución en la
Argentina un proyecto de cambio cultural para la imposición de
nuevos paradigmas en los cuales no cuenta la naturaleza humana. Ya
he criticado varias veces los diseños curriculares de varias
materias en el sistema de educación pública en los cuales se esfuma
la realidad de la naturaleza. Es como si el ser humano fuera una
pura existencia abierta que se modela él mismo a capricho y que hace
de su cuerpo también lo que le da la gana”.
         “Imaginen ustedes lo que significa, por otra parte, este
recurso a técnicas artificiales de procreación. ¿Qué es esto de
donación de óvulos, de compra de óvulos o de espermatozoides o de
alquiler de vientres? ¿Cuántos niños quedan en el camino; quiero
decir, cuántos embriones se pierden en estos procedimientos?”
         “Volvamos al problema principal: el intento de negar que
existe una naturaleza humana para imponer la persuasión, de que el
hombre se construye a sí mismo”.
         “En el fondo, esta idea es profundamente atea. Va contra la
realidad, va contra la creación, y el que no admite la realidad de
la creación y que existe una naturaleza ordenada y bella, no
reconoce ni admite la existencia de un Creador, un Creador
sapientísimo y bondadoso que ha hecho del ser humano la más
maravillosa de sus creaturas”.
         “Nosotros tenemos que resistir a la imposición de estos
paradigmas, y para eso es muy importante comentar estas cosas,
reivindicar el sentido común y decir, cuando se publican hechos como
los comentados, que son verdaderos disparates”.
         “¡Desgraciadamente los disparates existen, pero que no nos
obliguen a reconocer que son cosas normales!