¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

5 may. 2018

El transgénero es el peor enemigo de la familia


Lo que hace la revolución transgénero es autodestructivo, tiránico, no científico, inmoral, abusivo y destruye la salud.


En todos los países está encontrando vivas resistencias la implantación de la revolución transgénero. Esta revolución es autodestructiva, tiránica, no científica, inmoral, abusiva y que destruye la salud. Veamos en qué consiste.
*     *     *

Contenidos
1. El transgénero es tiránico
El 13 de mayo de 2016, la administración de Obama emitió un discurso radical ordenando a todas las escuelas públicas que permitieran a los miembros de un sexo biológico usar las duchas, los vestuarios y los baños del sexo opuesto. De una sola vez, el gobierno federal impuso baños transgénero en todas las escuelas públicas de la nación. Los estados que se opusieron a la medida han sido amenazados con penas severas tales como la pérdida de fondos federales.
Las preocupaciones legítimas de los padres por sus hijos fueron dejadas de lado. El derecho a la privacidad y la importancia de proteger la inocencia de nuestros hijos también fueron pisoteados. El movimiento transgénero, como el Islam, solo está satisfecho con la sumisión total. Bajo esta nueva tiranía, las escuelas, universidades, negocios e incluso las iglesias ya no son libres de seguir sus principios morales. La moral cristiana no es tolerada.
2. Fomenta el abuso infantil
El transgénero es especialmente dañino para los niños. Según el Colegio Americano de Pediatras, la promoción pública de la transgenerismo constituye una forma de abuso infantil:
“Condicionar a los niños para que crean que una vida de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto es normal y saludable es abuso infantil. Respaldar la discordancia de género como normal a través de la educación pública y las políticas legales confundirá a los niños y padres, llevando a más niños a presentarse [a sí mismos] en “clínicas de género” donde se les darán medicamentos bloqueadores de la pubertad. Esto, a su vez, prácticamente asegura que ‘elegirán’ una vida de hormonas transgénero tóxicas y cancerígenas, y probablemente consideren la mutilación quirúrgica innecesaria de sus partes sanas del cuerpo como adultos jóvenes”. [1]
Esta forma de abuso infantil debe ser vigorosamente rechazada.
3. Contradice la biología y la ciencia
La ideología de género contradice la biología básica. El mismo movimiento progresista que alguna vez rindió culto en el altar secular de la ciencia la exclusión de Dios y de la metafísica, se ha vuelto contra su propio dogma que la ciencia es todo. Ahora, toda la evidencia científica que refuta la narrativa transgénero es descartada.
Sin embargo, el Colegio Estadounidense de Pediatras es claro:
“La sexualidad humana es un rasgo binario biológico objetivo: ‘XY’ y ‘XX’ son marcadores genéticos de la salud, no marcadores genéticos de un trastorno. La norma para el diseño humano debe ser concebida como hombre o mujer. La sexualidad humana es binaria por diseño, con el objetivo evidente de la reproducción y el florecimiento de nuestra especie. Este principio es evidente por sí mismo… Las personas con DSD [trastornos del desarrollo sexual] no constituyen un tercer sexo “.[2]
4. El sexo biológico no puede cambiar
Quienes abrazan la ideología transgénero pretenden que los hombres pueden transformarse en mujeres o que las mujeres pueden transformarse en hombres. Pero su afirmación es falsa.
“Es fisiológicamente imposible cambiar el sexo de una persona, ya que el sexo de cada individuo está codificado en los genes: XX si es hembra, XY si es varón. La cirugía solo puede crear la apariencia del otro sexo “, explican el Dr. Richard P. Fitzgibbons, M.D., Philip M. Sutton, Ph.D., y Dale O’Leary en un estudio bien documentado. Estos médicos afirman que la identidad sexual “está escrita en cada célula del cuerpo y puede determinarse mediante pruebas de ADN”. No se puede cambiar”. [3]
5. Se deforma la virilidad y la feminidad
La ideología transgénero afirma que la realidad biológica no determina los sentimientos sexuales propios. Por lo tanto, las diferencias entre hombres y mujeres, al igual que la ropa que vestimos, están separadas de nuestra identidad y están en constante cambio. La virilidad y la feminidad son meras etiquetas utilizadas para describir lo que vemos, pero carecen de una base sustancial.
La ideóloga feminista, lesbiana y escritora Simone de Beauvoir afirmó que “uno no nace, sino que se convierte en una mujer”. El objetivo del feminismo no es tanto eliminar la llamada clase masculina “opresiva” sino abolir toda diferencia entre los sexos.
Aquí vemos cómo los movimientos homosexuales, transgénero y feministas están aliados. Comparten el mismo objetivo final: la destrucción del hombre y la mujer, la masculinidad y la feminidad.
6. Destruye la razón
Una parte fundamental de la lógica y la razón es la idea de que las cosas tienen una finalidad. El objetivo de nuestros ojos, por ejemplo, es proporcionarnos la vista. Las alas de un águila existen para proporcionarle vuelo. Nuestros pulmones existen para que podamos respirar y absorber oxígeno, y nuestros oídos existen para poder escuchar. Del mismo modo, el propósito principal de la sexualidad humana es la procreación.
Sin embargo, la transgeneridad, como la homosexualidad y el feminismo, niegan este principio y, por lo tanto, atacan a la razón humana en sí misma, que es una forma de locura deliberada.
7. El transgénero es autodestructivo
El movimiento homosexual destroza vidas. El arrepentimiento, la desesperación y el suicidio son comunes entre quienes adoptan la “T” del estilo de vida LGBT.
Walt Heyer, un hombre que lamenta haber vivido como mujer durante muchos años, dijo:
“Sabía que no era una mujer verdadera, sin importar lo que dijeran mis documentos de identificación. Había tomado medidas extremas para resolver mi conflicto de género, pero cambiar los géneros no había funcionado. Obviamente fue una mascarada. [4]
“Las personas transgénero no solo aniquilan su identidad de nacimiento “, explicó Heyer, “destruyen a todos y cada uno a su paso: familia, esposa, hijos, hermanos o hermanas y carrera. Ciertamente, esto demuestra el comportamiento de alguien empeñado en la autodestrucción total y en lesionarse a sí mismo”.  [5]
El estrés involucrado con vivir un estilo de vida que viola la naturaleza es evidente. Según la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio, el 41% de los que se identifican como transgéneros en Estados Unidos han intentado suicidarse. [6] Eso es veinticinco veces más que el promedio nacional.
8. ¿A dónde nos llevará el transgénero: las especies trans especies
Si un hombre puede pretender ser mujer, ¿por qué no puede afirmar que no es humano? Tal conclusión relativista está lamentablemente aquí: se llama trans-especie, también conocida como furries (animales antropomórficos) u otras otherkins [7]. Las personas con el Desorden de identidad de Especie se consideran no humanas y se presentan en los desfiles homosexuales. Los argumentos utilizados por el movimiento trans-especie para cuestionar su estado humano son esencialmente los mismos que los del movimiento transgénero.
Cuando los sentimientos reemplazan a la realidad, la lógica muere. El intelecto, la parte más elevada del hombre, se degrada. El animal gobierna Y nuestra cultura sin Dios nos presiona para aceptar estas fantasías depravadas.
Una vez que estos trastornos se consideran normales, ¿qué puede resistir a las pasiones desenfrenadas para que no introduzcan formas más grandes de depravación? ¿Qué protegerá a la razón humana de una mayor destrucción?
9. La ideología transgénero y la persecución religiosa
La ideología transgénero, favorecida por el secularismo, puede excitar el peor tipo de persecución religiosa, ya que impone una perversión de la mente, comenzando por los niños pequeños. Aquellos que se oponen a ella son blanco de esta nueva religión de la igualdad, que obliga a los niños a asistir a entrenamientos de la sensibilidad y adoctrinamiento de género. De hecho, aquellos [8] que animan al movimiento homosexual, lo sepan o no, son de hecho sirvientes de una nueva religión.
Su doctrina: la ideología transgénero. Su dios falso: igualdad radical y liberalismo insensato. Sus ministros: Líderes del movimiento homosexual. Sus acólitos: medios liberales, políticos inmorales y, por desgracia, miembros disidentes del clero. Su “inquisición”: leyes antidiscriminatorias que amenazan el orden y la paz. Su “excomunión”: cualquiera que diga la verdad es etiquetado como “homófobo” o “transfobico”.
10. Ofende a Dios
El deseo de cambiar el sexo biológico no solo niega la realidad, sino que también ofende a Dios. Nadie nace hombre o mujer por casualidad, sino de acuerdo con un plan de la Divina Providencia: “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí. ” (Jer. 1: 5). Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios le creó, y los creó macho y hembra (Génesis 1:27). Por lo tanto, contradecir intencionalmente la naturaleza biológica de la humanidad es un acto de rebelión contra nuestro Creador.
La caridad nos llama a ayudar a los afligidos o confundidos acerca de su propio sexo, no a aumentar su confusión ofreciéndoles una solución falsa. La caridad “no se regocija por la maldad, sino que se regocija con la verdad” (1 Cor. 13: 6). Por lo tanto, la misericordia nunca puede oponerse a la verdad, porque solo la verdad puede liberarte (Juan 8:32).
¿Qué podemos hacer para salvar a la familia?
Debemos seguir el ejemplo angélico de San Miguel Arcángel
“Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. “(Efesios 6: 11-13).



[1] The American College of Pediatricians, “Gender Ideology Harms Children,” www.acpeds.org/the-college-speaks/position-statements/gender-ideology-harms-children.
[2] Ibid
[3] The National Catholic Bioethics Center, “The Psychopathology of ‘Sex Reassignment’ Surgery: Assessing Its Medical, Psychological, and Ethical Appropriateness” by Richard P. Fitzgibbons, M.D., Philip M. Sutton, Ph.D., and Dale O’Leary.
[4] The Public Discourse, “I Was a Transgender Woman” by Walt Heyer, www.thepublicdiscourse.com/2015/04/14688/.
[5] The Federalist, “Transgender Characters May Win Emmys, But Transgender People Hurt Themselves” by Walt Heyer, http://thefederalist.com/2015/09/22/transgender-characters-may-win-emmys-but-transgender-people-hurt-themselves/
[6] The Williams Institute, “Suicide Attempts among Transgender and Gender Non-Conforming Adults” by Ann P. Haas, Ph.D., Philip L. Rogers, Ph.D., and Jody L. Herman, Ph.D. http://williamsinstitute.law.ucla.edu/wp-content/uploads/AFSP-Williams-Suicide-Report-Final.pdf.
[7] Personas que creen que poseen una identidad parcial o enteramente no humana
[8] http://www.tfp.org/tfp-home/fighting-for-our-culture/equalitys-next-victims-transgendering-our-children.html



27 feb. 2018

El "pensamiento único"


 
Quien controla el poder de definir las palabras controla también las mentes. Por este motivo es un gran error subestimar la importancia de la "corrección política".        
     

             


Por ALAIN DE BENOIST


Toda lengua es un código, y este código determina categorías de pensamiento. George Orwell lo demostró en 1984: quien controla el poder de definir las palabras controla también las mentes. Por este motivo es un gran error subestimar la importancia de la "corrección política": no es ni un fenómeno marginal ni una moda destinada a desaparecer en un futuro próximo, sino que es un elemento fundamental de lo que se llama pensamiento único.


En sentido literal, la expresión no quiere decir estrictamente nada. Incluso en los Estados Unidos, la correctness designa en origen la exactitud y la precisión, y no la conformidad. Pero hoy ya no es así: "políticamente correcto" significa conforme a la ideología dominante. Es la definición concreta de la "neolengua" orwelliana.

Lo políticamente correcto, como muchas otras cosas, invadió Europa, procedente de Estados Unidos, a principios de los años 90. Esta nueva lengua militante se desarrolló al otro lado del Atlántico, diez años antes, en un contexto de hipocresía burguesa y puritana. Al principio, la intención era loable. Se trataba de eliminar del lenguaje corriente determinadas palabras peyorativas, a menudo muy coloquiales, o algunas expresiones ofensivas susceptibles de herir a esta o aquella categoría de individuos, pero también de legitimar las discriminaciones de las que podía ser objeto o favorece su "exclusión".

Sin embargo, muy rápidamente, lo políticamente correcto tomó un rumbo ridículo, abusando de los eufemismos y los circunloquios alambicados. Los obesos se convirtieron en "personas con sobrepeso"; los enanos, en "personas de pequeño tamaño"; los sordos, en "personas con problemas de audición". En Francia, los conserjes fueron reemplazados por los "guardas"; los barrenderos por "técnicos sanitarios de caminos públicos"; los minusválidos fueron rebautizados como "personas con minusvalía" y, después, "personas con discapacidad". Los campesinos se convirtieron en "agricultores" antes de transformarse en "productores agrícolas". Pero todo esto seguía siendo bastante inofensivo.

Pero cuando el objetivo principal pasó a ser la "rehabilitación" de categorías discriminadas por razones de pertenencia cultural o étnica, religiosa, sexual, etc., el lenguaje políticamente correcto se convirtió en el lenguaje de los ambientes progresistas y, más concretamente, de los ambientes "antirracistas" y feministas.

Empezaron a desaparecer palabras molestas. Así, se decretó que la palabra "raza" tenía que desaparecer porque "las razas no existen". La palabra "sexo" fue también objeto de sospecha y, en los documentos oficiales, fue reemplazada sistemáticamente por "género" (gender). Esto no impide que se hagan llamamientos a combatir el racismo (sin que existan las razas) y el sexismo (sin que existan los sexos).

En los Estados Unidos se habla de "nativos americanos" o "indígenas" y no de "indios", y de "afroamericanos" y no de "negros". Asimismo, para designar a un presidente (o presidenta), se ha suprimido la palabra "chairman" (en el que está incluida la palabra "hombre", "man") para adoptar la palabra sin género "chairperson". (¡Aún no se ha sustituido la palabra Manhattan por Personhattan !).

En Francia, donde la lengua francesa sólo tiene dos géneros, el masculino y el femenino, algunos han inventado nuevas grafías, más o menos ilegibles: les député–e–s, les motivé–e–s, etc. Y a palabras sin femenino se les ha asignado uno arbitrariamente: la ministre, l’écrivaine, la cheffe d’orchestre – esperando, sin duda, la "dictateure" [en España pasa con invenciones tan disparatadas como "miembras" y, la última, de hace pocos días, "portavozas", ndt]. Y se empieza a hacer todo lo posible para que, en plural, el masculino deje de prevalecer: como todos saben, los hombres y las mujeres son hermosas. La expresión "ellos y ellas" florece en los discursos de los políticos, porque el timbre "ellos" es discriminatorio [en España esto se observa con los gentilicios: ya no basta decir "catalanes", "andaluces" o "extremeños"; hay que decir "catalanes y catalanas", "andaluces y andaluzas", "extremeños y extremeñas", etc., N. d. T.].

Mientras se desmerece la casi totalidad de las obras literarias del pasado, todas ellas con una impronta de sexismo o racismo, hay un esfuerzo masivo por escribir libros y hacer películas políticamente correctas. En las novelas, a los "hombres blancos de más de 50 años" se les atribuyen los peores papeles, mientras que las mujeres, las minorías, los homosexuales son promocionados a los papeles de héroes. Esto es un poco molesto en las novelas policiacas, porque basta saber que un sospechoso pertenece a una minoría para deducir que al final se le reconoce inocente, pero ¡todo sea por una buena causa!

En el cine, cuando los blancos se enfrentan a los negros, árabes o asiáticos, se invita al espectador a que comprenda claramente que el error siempre es de los primeros. Paralelamente, se multiplican las películas que enfrentan a humanos con extraterrestres, ¡porque son los únicos que pueden ser caracterizados como malos sin correr el riesgo de encontrarse ante un juez! En la literatura, ya no se pueden atribuir papeles de malos a las minorías. En las series policiacas, el papel de bueno es sistemáticamente atribuido a mujeres o a minorías, y los hombres son representados a menudo como bobos o cabrones y, desde luego, machistas. Crónica de una violación [Dupont Lajoie], película de Yves Boisset (1975), creó rápidamente escuela.

Ha sucedido lo mismo en la publicidad que, en materia de representación de la "diversidad", ha copiado a Coca–Cola, Benetton o MacDonald's. Cualquier mensaje publicitario que represente un grupo en el que no haya nadie perteneciente a las "minorías visibles" es tachado inmediatamente de "racismo".
En Hollywood se llega hasta el punto de hacer actuar a negros en películas sobre vikingos, la Europa de la Edad Media o la vida de los esquimales. En la película Thor, de Kenneth Branagh (2011), el papel de dios nórdico Heimdall lo hace Idris Elba, un actor británico negro, lo que es tan poco convincente como si el papel de Martin Luther King lo hiciera Romy Schneider!

Otro ejemplo reciente: la nueva versión de la película Los siete magníficos (Antoine Fuqua, 2016) tiene como característica en comparación con la versión antigua de John Sturges (1960), a su vez inspirada en una película del japonés Akira Kurosawa [Los siete samurais], que los siete personajes principales, cowboys clásicos en la versión anterior, han cedido el sitio a un "casting de igualdad étnica irreprochable" (Le Parisien), formado por actores negros, asiáticos, latinos, indios y europeos.

El mundo periodístico se ha adaptado rápidamente a lo políticamente correcto. Los medios de comunicación tienen el papel de una caja de resonancia, tanto por los mantras que se repiten (el "vivir unidos"), como por determinadas expresiones codificadas que el gran público está acostumbrado a traducir: los "jóvenes", los "barrios", las "zonas sensibles", la "población itinerante", son modos de decir las cosas sin designarlas por su nombre. Los inmigrantes se han convertido, lo sabemos, en "migrantes". En los Estados Unidos, los "manuales de estilo" en uso en los medios importantes prohiben también la expresión "migrantes ilegales" porque este último término ("ilegales") es discriminatorio y "deshumanizador".

El mundo de los negocios y la industria no se ha quedado atrás. Mientras que las grandes empresas adoptan "códigos éticos" basados en lo políticamente correcto ("diálogo ciudadano", "en conformidad con los derechos humanos", etc.), la patronal hace un uso suculento de esta nueva langue de bois [literalmente 'lengua de madera', expresión francesa utilizada en el lenguaje político para el "hablar y no decir nada"], que permite presentar los despidos como "planes sociales" o "medidas de ajuste de los efectivos", el aumento de precios como "reajuste", la supresión de contratos de trabajo a tiempo indeterminado como una medida relacionada con la "flexibilidad", etc.

Pero como mejor ha revelado su verdadera naturaleza lo políticamente correcto es poniéndose al servicio de la ideología de género. Hace tiempo que las feministas denunciaban los "estereotipos", que ya no son considerados por lo que son, es decir, verdades estadísticas indebidamente generalizadas, sino como mentiras o fantasías. El encuentro entre lo políticamente correcto y la ideología de género ha desembocado en resultados asombrosos.

En el transcurso de pocos años, se ha transformado en políticamente incorrecto defender que la identidad sexual tiene relación con el sexo biológico, que existen temperamentos masculinos y femeninos diferentes o que hay trabajos más masculinos o más femeninos que otros. Hay que imponer la igualdad por doquier (salvo en el matrimonio, evidentemente). Mientras se espera que esta igualdad llegue a las comadronas y los basureros, se aplaude que los hombres lleven falda y las mujeres sean capataces. Se prohíbe a los padres que den regalos "de género" a sus hijos y se modifica la lista de nombres para que puedan utilizarse tanto para niños como para niñas. Se sugiere que en el colegio, cuando se representen los cuentos de Perrault, el papel de Caperucita Roja lo haga un niño y el de lobo una niña. "¡No soy una princesa!", pregona Vaiana, la heroína de la última película de los estudios Disney (cuyo director ha sido acusado de haber cedido a los "estereotipos" ¡por haber representado a un polinesio obeso!). Al plantear la igualdad como sinónimo de mismidad, lo ideal es lo neutro.

Partiendo del principio que el lenguaje determina las relaciones sociales, los defensores de la corrección política han comprendido con gran rapidez que sus consignas podían cambiar radicalmente los comportamientos.

Por consiguiente, para satisfacer las reglas de lo políticamente correcto se ha ordenado a las poblaciones mayoritarias que nieguen su identidad, juzgada intrínsecamente discriminatoria para las demás. Un único ejemplo: un municipio de Venecia que cada 4 de noviembre celebraba tradicionalmente una misa en sus colegios, a partir de 2016 ha tenido que renunciar a esta misa "para respetar a los alumnos de otras religiones". Por la misma razón, en los Estados Unidos ya no se celebran las "vacaciones de Navidad", sino las "vacaciones de invierno"; que ya no se dice "Feliz Navidad [Merry Christmas!]", sino "felices fiestas de invierno [Happy Holidays!]", etc. En Francia, el objetivo son las cruces y los belenes, considerados "ostentosos". Y en los Países Bajos se exige la prohibición del Zwarte Piet, el compañero tradicional de Papá Noel, porque las tradiciones populares le atribuyen un rostro sombrío…

Mientras el antirracismo toma la forma de un racismo en sentido contrario, las minorías ejercen una tiranía perenne sobre una mayoría a la que le exigen arrepentimiento y negación de sí mismas. Cuando en septiembre de 2015 Delphine Ernotte asumió su función de presidenta de France Télévisions, declaró: "Tenemos una televisión de hombres blancos de más de 50 años y ¡esto va a cambiar!". Lo había comprendido todo.

Poco a poco llegamos a lo grotesco. En Alemania y en los países escandinavos se llevan a cabo campañas masivas para exigir que se prohíba a los hombres orinar de pie. Muchos parkings públicos son ya "de género": es necesario ser una mujer para aparcar en determinadas plazas. En los Estados Unidos, los municipios que no han creado "baños unisex" (all gender restrooms) corren el riesgo de tener que pagar multas sustanciosas. En todas partes se milita por la prohibición de los pronombres "él" o "ella", sustituidos por un único pronombre "neutro" (en francés, "iel", y no "il" o "elle"). En los Estados Unidos se emplea el plural "they" con un singular para no utilizar el masculino "he" o el femenino "she". En Canadá, la comisión de los derechos humanos de Ontario ha ordenado que se reconozca la legitimidad de los pronombres "elegidos" como ¡ze, xer o hir! De nuevo, el ideal que se revela es el neutro.

Por supuesto, a todo esto se ha añadido una faceta punitiva. Muchas violaciones de lo políticamente correcto acaban en los tribunales, asediados regularmente por las ligas inquisitoriales y los lobbies especializados, contribuyendo así a la expansión sin fin de lo que Jean-Claude Michéa llama la "juridificación creciente de las relaciones sociales".

Si los países latinos aún resisten a todo esto, los países nórdicos, cercanos a la mentalidad anglosajona y marcados por el moralismo protestante, se han lanzado por completo a los brazos de lo políticamente correcto.

En el momento en que escribo estas líneas, "la igualdad favorecida por el hecho de quitar la nieve" (jämställd snöröjning) está planteando problemas en Suecia, donde el municipio de Estocolmo, al observar que las mujeres utilizan más las aceras que los hombres porque llevan cochecitos, decretó en 2015 que sería "sexista" no quitar la nieve de las aceras antes que en las calzadas. Resultado: cuando cae mucha nieve, la circulación es prácticamente imposible.

No, lo políticamente correcto no es algo anecdótico. No se trata sólo de cambiar las palabras: cuando se cambia la sociedad, se cambia también la vida.

Traducción de Helena Faccia Serrano.

© Religión en libertad