¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

23 dic. 2016

La Coca Cola nos ha birlado la Navidad con el gordo Papá Noel



  • El arzobispo de La Plata criticó la forma de celebración de las Fiestas.
  • Dijo que los cambios culturales han hecho evaporar la cultura cristiana.
El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, volvió a hacer declaraciones y en este caso, se refirió a la Navidad.

"Antes, todo el mundo sabía que en Navidad había nacido Jesucristo y que era eso lo que se festejaba y que el signo era el pesebre, pero hoy nos han birlado la Navidad", reflexionó en el programa Claves para un mundo mejor, emitido el sábado 10 de diciembre por el Canal 9.

"Acá se juega algo que es importantísimo porque esta es una fiesta central del año cristiano, así como la Semana Santa y sobre todo el Triduo Pascual que es el otro polo del año cristiano”, agregó.

“La cuestión es cómo se celebra bien la Navidad. Una celebración no implica solamente la misa aunque ojalá todos los bautizados fueran a misa el día de Navidad. Ojalá todos los bautizados, acá en la Argentina, supieran qué pasó en Navidad y por qué celebramos Navidad, por qué se brinda en la Nochebuena”, agregó.

“Notemos que los cambios culturales han hecho evaporar la cultura cristiana de la Navidad. Antes todo el mundo sabía que en Navidad había nacido Jesucristo y que era eso lo que se festejaba y que el signo era el pesebre... Todo eso hoy día se ha perdido desgraciadamente”.

"¿Cuál es la figura cultural, hoy, de la Navidad? Es ese gordo vestido de colorado, barbudo, que parece que sale del invierno porque, efectivamente, viene de otros horizontes, de otro hemisferio. La Coca Cola nos ha birlado la Navidad porque este señor, el gordo Papá Noel, ha sido la imagen de esa gaseosa", afirmó.

"Cuando decimos Papá Noel, si conocemos algo de francés, sabemos que Noel significa Navidad pero detrás está Santa Claus aunque ahora ya nadie lo llama Santa Claus que es San Nicolás y, en realidad, es verdad que es una tradición cristiana que viene de los países del norte de Europa pero pasó a Estados Unidos y lo agarró la Coca Cola y allí se acabó el pesebre, se acabó Jesús y queda Papá Noel”.

Regalos
“Por otra parte, antes, los regalos, nosotros, los chicos, los esperábamos el 6 de enero. En la noche del 5 de enero poníamos los zapatos, hasta poníamos pastito y agua para los camellos. Todo eso desapareció. Los regalos, en todo caso, aparecen en Navidad, a fin del año y algunos en Reyes, aunque no tanto”.

“La cuestión es esta: nos han birlado la cultura de la Navidad. Y eso es algo que, con delicadeza pero con claridad tenemos que restaurar, tenemos que recordar y hacer recordar que en Navidad se celebra el Nacimiento de Jesús Nuestro Salvador, que nació en el parto virginal de la Virgen María, que lo concibió virginalmente por obra del Espíritu Santo”.
Aguer enfatizó que la cuestión que acerca de la Coca Cola y Papá Noel no hay que tomarla a la ligera. "Porque van a ver ustedes que la propaganda es esa: un arbolito con globitos y el gordo muchas veces sin el trineo. Por eso lo importante es volver al Pesebre y mostrar que allí está figurada la escena central de la historia humana que es el Nacimiento del Redentor”.

22 dic. 2016

Sobre ideologia de género, los católicos estamos en la luna


Los católicos estamos en la luna sobre la ideología de género, afirma el arzobispo de La Plata, Monseñor Héctor Aguer

Aparecen cada vez más recursos para alertar y formar a la población ante la difusión de la ideología de género y su imposición por parte de los poderes públicos, tanto a través del adoctrinamiento escolar como por la creación de un consenso político-mediático que impide la discrepancia.

El arzobispo de La Plata (Argentina), Héctor Aguer, acaba de publicar un cuaderno, Naturaleza humana y teoría de género, que puede solicitarse en papel directamente a la diócesis o bien descargarse en PDF y formato de imagen a través de Aciprensa. Recoge conferencias y diversos artículos de su autoría aparecidos en los diarios El Día de La Plata y La Nación de Buenos Aires.

Dios ha sido desplazado y el hombre ha sido entronizado en su lugar”, sostiene en la introducción, donde afirma que la cultura “que baña a las comunidades cristianas y penetra fácilmente por los poros en cada uno de sus miembros, está profundamente descristianizada, y por consiguiente deshumanizada”.

Según recuerda Aciprensa, Aguer ha sido atacado en distintas ocasiones por defender públicamente los valores cristianos y la enseñanza de la Iglesia respecto a la sexualidad y el matrimonio, así como por rechazar prácticas como el sexting y catalogar la fornicación como “un vicio” propio de la cultura actual.

En conversación con ACI Prensa, monseñor Aguer aseguró que pese a los ataques recibidos “en cualquier hipótesis yo voy a defender siempre la libertad de expresión y la libertad de la Iglesia”.

Una defensa de la naturaleza humana antes filosófica que teológica
El arzobispo de La Plata explicó que en la realidad actual se asume que “el hombre no es más persona varón, persona mujer, sino que se construye a sí mismo según su capricho subjetivo individual”.

“Detrás de esta problemática”, continuó monseñor Aguer, “hay un problema metafísico de no reconocer que existe una naturaleza humana. El constructivismo sociológico, el positivismo jurídico, han llevado a reemplazar la noción de naturaleza por deconstrucción”.

Por otro lado, señaló que la tesis de su reciente obra es “primeramente racional”, con “argumentos filosóficos antes que teológicos, porque me parece que la cuestión clave está allí, en una recta antropología”.

En la introducción del libro, Mons. Aguer explica que una antropología sin referencia a Dios “se empantana en el desconocimiento o el rechazo de la auténtica identidad del hombre mismo, de su naturaleza, del logos o razón que es la base de su libertad, dignidad y derechos”.

De esta manera, “la ideología de género es uno de sus productos más difundidos y cuenta con poderosísimos medios de imposición”.

Asimismo lamenta el hecho de que pese a esta realidad “los católicos seguimos viviendo en la luna, y nuestra ausencia cuasi total en los medios donde se crean las nuevas vigencias culturales constituye una penosa muestra de nuestro atraso pastoral”.

En medio de una cultura descristianizada, “¿no sería oficio nuestro hablarles del amor verdadero del varón y la mujer, de la castidad, del sano noviazgo, del matrimonio y la familia, de la amistad con Jesucristo, del amor de Dios?”.

“Jesús lo hizo, ciertamente, se ocupó de los pecadores y nos encargó continuar su obra”, concluyó el arzobispo de La Plata.