¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

2 ago. 2017

Decadencia Cultural - El programa de Tinelli

CARTA QUE EL ARZOBISPO DE LA PLATA, MONS. HÉCTOR AGUER, ENVIÓ AL DIARIO LA NACIÓN, Y NO FUE PUBLICADA.

Uno de los símbolos arquetípicos de la decadencia cultural argentina es, según mi opinión, el programa del señor Tinelli, aunque alcance marcas altísimas en elrating de la vulgaridad. Soy consciente de la impopularidad de mi afirmación, pero la necesidad de alertar se impone.

Entre otras “lindezas”, se presenta risueñamente en ese espectáculo, la crónica actualizada, como si fuera lo más natural del mundo, de la fornicación, el concubinato o el adulterio de los protagonistas del mundo de la farándula. Aunque suene odioso, o parezca démodé, tengo que sentenciar: es un mal ejemplo; todo de una impudicia desvergonzada. Quizá alguien podría sugerirle al poderoso animador que, por lo menos, no repita continuamente la frase “por Dios...”, aunque para él no signifique nada. Pienso en el segundo mandamiento de la ley judía y cristiana: “No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano” (Deuteronomio 5, 11). Dios no tiene nada que ver con lo que allí se muestra.


Héctor Aguer - DNI 4.415.937
 

12 jun. 2017

Para cosas más altas hemos nacido



El idealismo, la dedicación y el sacrificio por una causa noble, es algo que pasa por la cabeza de pocos, y por eso las cosas están como están

Hoy en día muchas personas circunscriben sus preocupaciones a la salud, al dinero, la diversión, y a veces al trabajo.
Actúan como si esta vida fuera a durar indefinidamente, y viven como si sólo existiera esta vida, cosa que caracteriza a los mundanos.
Joven Rey de la Catedral de Chartres
.
Sin embargo, la Doctrina Católica nos enseña que el hombre no nació sólo para ser feliz, sino principalmente para rendir gloria a Dios.
Los hombres de otras épocas comprendían bien esto, y tenían otras aspiraciones. Esto se nota al observar a ciertos personajes esculpidos en los pórticos de las catedrales medievales. Recuerdo la fisonomía del Joven Rey de la Catedral de Chartres. Los trazos de su rostro denotan: Fe, frescor, pureza, idealismo y predominio del espíritu sobre la materia. Sus pensamientos están muy por encima de las cosas de esta Tierra. Sus ojos parece que no nos miran, sino que miran a través de nosotros, a algo que está más allá.
Esa mirada me trajo a la memoria aquellas palabras del Papa León XIII, que dice que una vez redimido el género humano y fundada la Iglesia:
“Como despertando de un antiguo, prolongado y mortal letargo, el hombre percibió la luz de la verdad, que había buscado y deseado en vano durante tantos siglos; reconoció sobre todo que había nacido para bienes mucho más altos y más magníficos que los bienes frágiles y perecibles que son alcanzados por los sentidos, y alrededor de los cuales había circunscrito hasta entonces sus pensamientos y sus preocupaciones. Comprendió que toda la constitución de la vida humana, la ley suprema, el fin al cual todo hombre se debe sujetar, es que, venidos de Dios, un día debemos volver a Él.
“De esta fuente, sobre este fundamento, se vio renacer la conciencia de la dignidad humana; el sentimiento de que la fraternidad social es necesaria hizo entonces pulsar los corazones; en consecuencia, los derechos y deberes alcanzaron su perfección, o se fijaron integralmente y, al mismo tiempo, en diversos puntos, se expandieron virtudes tales como la filosofía de los antiguos siquiera pudo jamás imaginar. Por esto, los designios de los hombres, la conducta de la vida, las costumbres tomaron otro rumbo. Y cuando el conocimiento del Redentor se esparció hasta muy lejos, cuando Su virtud penetró hasta las vetas más intimas de la sociedad, disipando las tinieblas y los vicios de la Antigüedad, entonces se obró aquella transformación que, en la era de la Civilización Cristiana, cambió enteramente la faz de la tierra”

(León XIII, Encíclica Tametsi futura prospiscientibus, 1-XI-1900).