¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

16 nov. 2011

La Iglesia no puede abandonar las Cruzadas sin traicionarse

 Un mundo sin espíritu de Cruzada: sería un mundo sin esperanza.
  
"La Iglesia nunca profesó el pacifismo. La lucha de los cristianos, que es ante todo una actitud espiritual, incluye la posibilidad de la auto-defensa, la guerra justa, e incluso la "guerra santa"; 
esto pertenece a la más pura tradición católica. "
Nota: La lucha es una obligación de todo católico. 
La Cruzada (tomar la cruz) es una obligación de todo católico, 
sea la época que sea

Visto y extraido de Santa Iglesia Militante

El profesor Roberto de Mattei, profesor de Historia Moderna en la Universidad de Cassino, publicó una interesante "Apología de las Cruzadas" en Il Foglio del 08/06/2010. Vía Corrispondenza Romana, el blog en portugués As Cruzadas reprodujo las partes esenciales del escrito, de donde tomamos el material para este post.
El profesor de Mattei enseña Historia del Cristianismo y de la Iglesia en la Universidad Europea de Roma, y es responsable para el campo de las ciencias jurídicas, socio-económicas, humanísticas y de los bienes culturales del Consiglio Nazionale della Ricerca, en Italia.

Las Cruzadas en el corazón de las raíces cristianas
"Adiós al espíritu de Cruzada en la Iglesia" es un estribillo que se repite por lo menos desde hace cuarenta años y que condensa la visión de un cristianismo que hizo del diálogo ecuménico su evangelio .
Esta opinión se basa en distorsiones históricas y en una distorsión muy grave de la doctrina de la Iglesia.
¿Cuáles son las raíces cristianas que, según Benedicto XVI y su predecesor Juan Pablo II, no sólo católicos (la Jerarquía), sino también los laicos tienen el derecho y el deber de defender?
Los frutos de estas raíces están ante nuestros ojos: son las catedrales, monumentos, palacios, plazas y calles, y también la música, la literatura, la poesía, la ciencia, el arte.
Las cruzadas son parte del paisaje espiritual católico de la misma manera que las catedrales europeas. Expresan la misma opinión del mundo.
El historiador del arte Erwin Panofsky estudió la relación entre las ventanas góticas y  la filosofía escolástica, y destacó cómo el brillo de los vitrales de las catedrales medievales se corresponden con la transparencia de un trabajo como la "Summa Theologica" de Santo Tomás de Aquino (Erwin Panofsky, "La arquitectura gótica y la filosofía escolástica.")
Emana de la épica de las Cruzadas -podríamos añadir- el mismo brillo, la misma belleza diáfana, el empuje hacia arriba, la misma fuerza creativa de la obra de Tomás de Aquino y Dante.
Incluso las Cruzadas forman parte del valor patrimonial derivado del Evangelio y se desarrolla en armonía con ellos.
"Las obras de arte que han nacido en Europa en los siglos pasados son incomprensibles sin tener en cuenta el alma religiosa que las inspiró", expresó Benedicto XVI en la Audiencia General del 18 de noviembre de 2009.
Lo mismo podría decirse de las Cruzadas, que tenían los campos de batalla en Palestina, que se inspiraron en la misma escala de valores que durante esos años llevó a los arquitectos de las catedrales de piedra.
Ni las cruzadas ni las catedrales pueden ser entendidas por aquellos que ignoran el pensamiento, y sobre todo, la fe viva que inspiró a sus creadores.

En la Catedral, los cristianos reunidos en torno al sacerdote que celebra la misa en un altar mirando hacia el Este y renovando, sin derramamiento de sangre, el misterio máximo del cristianismo: la Encarnación, Pasión y muerte de Jesucristo.
En las cruzadas, las mismas personas se levantan en armas para liberar la Ciudad Santa de Jerusalén que había caído en manos de los musulmanes.
La tumba vacía del Santo Sepulcro, con la Sábana Santa, son testigos vivos de la Resurrección y las reliquias más preciadas de la Cristiandad.

Las Cruzadas, el resultado inevitable de los Evangelios
La primera cruzada fue predicada como resultado de la meditación de las palabras de Cristo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mt 16, 21-27).
Esa misma cruz, alrededor de la cual las personas se reunían en la catedral, fue estampada en la ropa de los cruzados y expresó el acto por el cual el cristiano está dispuesto a ofrecer su vida por el bien de lo sobrenatural del prójimo blandiendo las armas.
El espíritu de las Cruzadas fue, y sigue siendo, el espíritu del cristianismo: el amor al incomprensible misterio de la Cruz.
El profesor Jonathan Riley-Smith, decano de estudios sobre las Cruzadas, se refirió a aquellos que respondieron a la convocatoria de la Primera Cruzada, diciendo que eran "inflamados por el ardor de la caridad" y el amor de Dios. De este modo describe la motivación profunda de esta iniciativa.
Dar la vida es sin duda la mejor manera de amar, y el más perfecto acto de caridad, porque nos hace imitadores perfectos de Jesús, según las palabras del Evangelio: "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus hermanos" ( Jn 15, 13).
Sólo el amor, que se resume en el sacrificio de Cristo en la cruz, es capaz de vencer a la muerte, que es el mayor sufrimiento físico, y al pecado, que es el supremo mal moral.
Ese espíritu y ese estado de ánimo, abundantemente documentado por fuentes históricas, no surge como un río fangoso de resortes del inconsciente colectivo de Occidente, sino que fue el libre albedrío de los individuos a la luz siglos medievales que respondieron a una llamada a su conciencia.
La respuesta a este llamamiento puede ser considerada como una "categoría del espíritu", que nunca pierde vigencia.
La idea de la cruzada no es sólo un acontecimiento histórico que se limita a la Edad Media, es una constante del espíritu cristiano que conoce momentos de eclipse, pero que en muchos aspectos está destinado a florecer.
Expurgar la idea de la Cruzada de la "plataforma programática" personal implica desterrar la propia idea del combate cristiano.
La enseñanza de que la vida espiritual es una lucha se ha desarrollado especialmente en las cartas de San Pablo. En muchos lugares se trata de metáforas e imágenes de la vida del guerrero.
El apóstol explica cómo la vida cristiana es un bonum certamen  (buena pelea) en el que combate "el buen soldado de Jesucristo" (II Tim. 2, 3).
"Pónganse la armadura de Dios -dice él- para que estéis firmes contra las asechanzas del diablo. No es contra sangre y carne que tenemos que luchar, sino contra principados, contra potestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra huestes espirituales de maldad esparcidas en el aire. Tomemos, por lo tanto, la armadura de Dios, para que estéis firmes en el día malo, y manteneros firme en el cumplimiento del deber" (Ef 6, 11ß).
Y otra vez: "Estad, pues, la cintura ceñida con la verdad, el cuerpo vestido con la coraza de justicia, y calzados los pies en la preparación para el evangelio de la paz. Por encima de todo, abrazad el escudo de la fe, para que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomemos, por último, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, es decir, la palabra de Dios." (Efesios 6, 14-17).
El espíritu de la cruzada y el martirio tienen un origen común en el nivel más profundo de la guerra espiritual. El martirio, como el sufrimiento, supone la lucha.
La vida de Jesucristo puede ser considerada como una batalla constante contra todas las fuerzas hostiles al reino de Dios, el pecado, el mundo y el diablo.
Que la vida cristiana es una lucha es uno de los conceptos que más resuena en el Nuevo Testamento, donde leemos: "soporta conmigo los trabajos como un buen soldado de Jesucristo. Ningún soldado puede involucrarse en el negocio de la vida civil, si quiere agradar al que lo alistó. Ningún atleta será coronado si no ha luchado según las reglas." (II Tim. 2, 5).
El Evangelio, de hecho, en su verdadero sentido, es la proclamación de una victoria militar, en este caso la victoria de Cristo sobre el mal y el poder de las tinieblas.

La Iglesia no puede abandonar las Cruzadas sin traicionarse
¿Por qué la Iglesia no puede abandonar el espíritu de la Cruzada? Simplemente porque no puede negar su historia y su doctrina.
La historia de las Cruzadas no es un apéndice insignificante en la historia de la Iglesia.
Por el contrario, está íntimamente ligada a la historia del papado.
Las Cruzadas no están atadas a un solo Papa, sino a una sucesión ininterrumpida de papas, muchos de ellos santos, especialmente a Urbano II quien proclamó la Primera Cruzada, a San Pío V y al beato Inocencio XI, quienes promovieron la "Santa Alianza" contra los turcos en Lepanto, Budapest y Viena en los siglos XVI y XVII.
No es desconocido para los historiadores, que incluso en el siglo XX, el papa Pío XII ha estudiado la posibilidad de lanzar una "cruzada" después de la revuelta anticomunista de Hungría en 1956.
Al testimonio de los Papas, se añade el testimonio de los santos, empezando por Luis IX, el  rey cruzado por excelencia, y por Juana de Arco, también a su modo "cruzada" y patrona de Francia, "primogénita de la Iglesia".
Quienes oponen a estas figuras la imagen de San Francisco, si no actúan de mala fe, por lo menos padecen un desconocimiento notable de la historia.
La fuente más confiable de los viajes de San Francisco es el testimonio de su compañero, el hermano iluminado, que nos dice que el santo defendió el trabajo de los cruzados y propició la conversión del sultán.
¿Y quién puede olvidarse de las legiones de franciscanos que se unieron a través de los siglos a los cruzadas, dirigidos por San Juan de Capistrano (1386-1456), el gran predicador de la cruzada del siglo XV, que culminó con la liberación de Belgrado?
Al lado del nombre de San Francisco debe ponerse el de Santa Catalina de Siena, santa patrona de Italia y Doctora de la Iglesia.
Un artículo reciente de Massimo Viglione muestra que su espíritu era profundamente "cruzado" ("L'idea di Crociata en Santa Caterina da Siena" - "La idea de la Cruzada en Santa Catalina de Siena").
A ella podemos añadir otro doctor de la Iglesia de sexo femenino, esta vez una contemporánea: Santa Teresa de Lisieux quien dirigiéndose a Jesús, dice que quiere "caminar por la tierra para predicar tu nombre y clavar en el suelo infiel tu gloriosa Cruz ", reuniendo en una única vocación las de apóstol, cruzado y mártir.
"Siento en mí -escribe- la vocación de guerrero, sacerdote, apóstol, médico, mártir, en fin, siento la necesidad, el deseo de realizar por ti, Jesús, todos los actos más heroicos. Siento en mi alma el valor de un cruzado, de un zuavo papal: quiero morir en un campo de batalla para defender a la Iglesia...."
El 4 de agosto de 1897, en su lecho de muerte, dirigiéndose a los Superiores, murmuró: "¡Oh, no, yo no tendría miedo de ir a la guerra. Por ejemplo, durante las Cruzadas, con qué alegría me hubiera ido a combatir a los herejes" ("Historia de un alma").

El pacifismo hedonista y materialista Vs. el espíritu de la Cruzada
La Iglesia nunca profesó el pacifismo. La lucha de los cristianos, que es ante todo una actitud espiritual, incluye la posibilidad de la auto-defensa, la guerra justa, e incluso la "guerra santa"; esto pertenece a la más pura tradición católica.
Quien profesa el pacifismo y el ecumenismo, con el último punto se olvida de que hay más males que los físicos y materiales, y confunde las consecuencias desastrosas de la guerra en el plano físico, con sus causas, que son morales y provienen de la violación del orden. En una palabra, olvidan que el pecado sólo puede ser derrotado por la cruz.
El mundo moderno -lleno de hedonismo y de pérdida de fe- sólo puede ver juzgado como un mal -y una absoluto daño- al mal físico, olvidando que el mal y el dolor que inevitablemente acompañan a la vida humana con frecuencia la elevan.
El espíritu de las Cruzadas y Lepanto nos envía un mensaje de fortaleza cristiana, que consiste en la voluntad de sacrificar los bienes terrenos, en aras de un bien mayor, como la justicia, la verdad y el futuro de nuestra civilización.
Hoy en día, el enemigo que amenaza a la Iglesia y a Occidente es la actitud mental de aquellos que creen que se ha acabado el tiempo de Lepanto y de las Cruzadas.
Este enemigo contrapone al espíritu de combate una visión del mundo en la cual nada es verdadero y absoluto, y que todo es relativo a los tiempos, a los lugares y a las circunstancias.
Este es el relativismo que fue denunciado por Juan Pablo II en su encíclicas "Veritatis splendor"  y "Evangelium Vitae", cuando habla de "confusión entre el bien y el mal, lo que hace imposible construir y conservar el orden moral de los individuos y las comunidades" (SV 93).
La batalla contra el relativismo en la defensa de las raíces cristianas de la sociedad a la que ahora nos convidan Juan Pablo II y Benedicto XVI, es una batalla en defensa de nuestra memoria histórica.
Sin memoria histórica no hay identidad  en el presente, porque en la memoria se basa la identidad de los individuos y los pueblos.
Sin embargo, las raíces cristianas no sólo pertenecen a la memoria o la historia: ellas están vivas, porque el crucifijo que las resume no es sólo un símbolo histórico y cultural, es una fuente actual y perenne de verdad  y de vida, de sufrimiento y de lucha.
La Iglesia tiene enemigos, aunque tendemos a olvidarlo porque hemos perdido el concepto de la vida cristiana militante, fundada en la cruz, que siempre ha caracterizado al cristianismo.
La pérdida de este espíritu militante es el resultado del hedonismo y el relativismo en el que están inmersos, por desgracia, muchos clérigos.
Benedicto XVI habla a menudo de "minorías creativas", podríamos añadir "militantes", porque la guerra en curso es moral y cultural. En ella se enfrentan dos visiones del mundo.
La historia, por cierto, es hecha por las minorías, sobre todo las militantes. Militar puede ser para bien o para mal, en un campo u otro, pero sólo los militantes dejan su marca en los acontecimientos históricos.
En la homilía del 5 de junio de 2010, en Nicosia, Benedicto XVI subrayó que "un mundo sin Cruz sería un mundo sin esperanza".
Lo mismo se puede decir de un mundo sin espíritu de Cruzada: sería un mundo sin esperanza.
Eso significaría la renuncia a la lucha por la salvación, la renuncia a la Cruz y reducir el mundo a meras ruinas.

3 comentarios:

SAN MIGUEL ARCANGEL dijo...

A los que quieran leer un buen libro sobre el tema les recomiendo "LAS CRUZADAS" del historiador HILAIRE BELLOC. Todo un clàsico.

Héctor el Cruzado dijo...

Ese libro es una excelente recomendación.
Si conoces algun lugar donde descargarlo seria bienvenido el enlace.
Saludos en †Cristo†

SAN MIGUEL ARCANGEL dijo...

En verdad lo lei por que lo tengo en mi biblioteca, pero si hallo una versiòn digital, con gusto les pasarè el enlace. Saludos en Cristo Rey.