¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

12 mar. 2012

DIVISIÓN EN LA IGLESIA: ALGO CON LO QUE SE DEBERÍA ACABAR


 “Todo reino dividido  contra sí mismo será devastado , y caerá casa sobre casa”


Por De la Cigoña
Publicado hoy en LA GACETA
“Todo reino dividido  contra sí mismo será devastado , y caerá casa sobre casa” (Lc, 11, 18). Es palabra de Dios. Y además puro sentido común. Sin embargo, tan clara advertencia divina parece tener sin cuidado a quienes gobiernan la Iglesia. Que parecen gozar con esas divisiones pues vemos que no hacen nada para evitarlas. No es un fenómeno aislado que hasta sería lógico no tener en cuenta pues apenas afecta a nadie. Se trata más bien de casos generalizados que en mi opinión están devastando el Reino de Dios. Sin que nadie acuda a remediarlo.
Teólogos que niegan creencias fundamentales de la Iglesia, moralistas que han destruido las reglas de conducta sostenidas siempre, clérigos que profanan el sacramento eucarístico, la indisciplina proclamada como norma de vida en menoscabo de toda autoridad, el Papa criticado, befado y desobedecido permanentemente… Y los pastores de la Iglesia felices de que los lobos les devoren el rebaño. Ante su dolce far niente. Sin que falten casos en los que son los mismos pastores quienes han abierto las puertas a los lobos.
Un jesuita que niega la existencia del demonio, otro que manifiesta un absoluto desprecio por el Papa actual y nos dice que si queda algo de él para la `posteridad, será algún escrito de los pasados años sesenta cuando era un teólogo libre, un verbita que en lugar de celebrar misa como la Iglesia manda obsequia a los concurrentes al sacrificio de Cristo con unas danzas de bayadera sin sentido y sin decencia mucho más propias de un local gay que de un templo católico, una exposición indecente de fotografías, en la que lo extremadamente soez y antieclesial se mezcla con lo sacrílego, la fiesta de carnaval en un templo que nadie se explica como sigue abierto… Son apenas algunos de los casos de una semana. Y nadie dice nada. Nadie con autoridad en la Iglesia. Tienen que ser una vez más los seglares, heridos en sus más íntimos sentimientos, quienes levanten su voz contra tanto