¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

7 may. 2010

Progreso y Catolicismo

...Y JESUCRISTO ERA AYER, ES HOY y SERÁ MAÑANA, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS...
.....Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum......

 
Lo que hoy se llama progreso, es la sombra del verdadero progreso, es la negación de la ciencia, es la destrucción de la vida, es la extravagancia de la humanidad, es un vértigo de delirio, es una pura ilusión.

Lo primero que necesita toda filosofía que aspira a guiar a la humanidad por la vía del progreso intelectual, es presentar ante la inteligencia humana la verdad que ya se haya encontrado, no la que se trate de encontrar. LA INTELIGENCIA HUMANA NO PUEDE ENGRANDECERSE SINO DESENVOLVIÉNDOSE DENTRO DE LO VERDADERO. La filosofía del progreso debe consistir, no en la investigación, sino en la demostración, la exposición o el desarrollo de la verdad que ya posee.

La verdad no se crea, existe para que nos apoyemos en ella; no se ilumina, ella es la que ilumina; al sol no se le alumbra, él es el que nos alumbra con sus claridades, que no se crean, se buscan y se las ve, porque existen.

Hace ya tiempo que se encuentra consignada en la vida de la humanidad, la historia de la negación; se la reconoce por estas dos señales: FLAQUEZA DE INTELIGENCIA y COBARDÍA DE CORAZÓN. NO HAY EN EL MUNDO COSA MAS FÁCIL QUE NEGAR, NO HABIENDO, COMO NO HAY, NECESIDAD DE HACER NADA PARA SOSTENER SU NEGACIÓN.

LA DUDA, es menos insolente y tiene una diferencia con la negación: LA NEGACIÓN DESTRUYE EL PROGRESO EN SU RAIZ; LA DUDA SOLO DETIENE EL CARRO DEL PROGRESO.

Todos los sectarios se encuentran enervados por la duda y la negación, el orgullo y la ignorancia, con gran facilidad les hace creer que aquella misma duda y aquella misma negación son para ellos títulos de grandeza que los distingue del vulgo y sobre él los eleva; llegan a persuadirse de que el progreso verdadero del espíritu humano consiste en no creer firmemente en nada, y en no dejar que un dogma, una doctrina o un principio, encadenen su pensamiento. Todo aquel que niega, no ve, y solo en su humillación funda su orgullo. La negación deprime y humilla el entendimiento humano, y se halla respecto a la afirmación, en el mismo caso que el vicio respecto a la virtud.

Lo que hace que el CATOLICISMO sea progresivo para las inteligencias, es el ser CERTIDUMBRE Y AFIRMACIÓN, refiriéndose tanto ésta como la otra cualidad, no solo al dogma revelado y a las verdades sobrenaturales, sino también a las verdades esenciales del orden natural. El catolicismo sabe y enseña que el progreso solo puede consistir en el desarrollo de principios que estén ya conocidos y plenamente afirmados, y encomienda la guarda sagrada de los mismos a la conciencia humana, y en nombre del mismo Dios le encarga que los custodie con fe perpetua e inviolable.

EL CATOLICISMO ENTERO VIVE Y REPOSA EN LA FUERZA DE SU FE, Y EN EL PODER DE SUS AFIRMACIONES. LA FE GUÍA AL INGENIO Y EL INGENIO CORONA LA FE. LOS CATÓLICOS POSEEN RAICES PROFUNDAS, Y PORQUE LAS POSEEN SE VE QUE, A PESAR DE NUESTRA FLAQUEZA Y MEDIANÍA PERSONAL, SOMOS FUERTES; Y PORQUE SOMOS FUERTES, RESISTIMOS LOS ATAQUES QUE NOS DIRIJEN Y SOSTENEMOS A LOS QUE VACILAN, CONSIGUIENDO, CUANDO LLEGA LA HORA DE LAS GRANDES SACUDIDAS, AMPARAR CON EL ESCUDO DE NUESTRA FE A AQUELLAS INTELIGENCIAS INCIERTAS DE SÍ MISMAS, EN MEDIO DE LA OSCURIDAD UNIVERSAL.

PARA EL CATÓLICO VERDADERO, LO JUSTO ES SIEMPRE LO JUSTO; EL DERECHO SIEMPRE ES EL MISMO DERECHO; EL BIEN SIEMPRE ES EL MISMO BIEN; Y EL MAL ES EL MAL. EL CATÓLICO POSEE AL CATOLICISMO, LA UNIVERSALIDAD DE LO VERDADERO. El espíritu humano quiere y busca una doctrina que sea su alimento, no su diversión.

En el catolicismo nunca ha habido un virtud excepcional, ni una santidad heróica, ni un milagro de abnegación y sacrificio, que no haya sentado su raiz y no haya tomado su savia de la doctrina de Cristo. Esta doctrina es madre de sabios, fecundiza la inteligencia de los hombres ilustres y es la tierra fértil que produce los grandes hombres. Fencundiza el alma popular y desarrolla en ella ese talento del pueblo que se llama "el sentido común".

El catolicismo mata al egoísmo y crea la abnegación intelectual, que es la expansión del alma, y como el águila emprende su vuelo hacia las regiones de la luz, y consigue ver resplandecer ante sí, los horizontes de la verdad; en vez de buscarse a sí propio, huye de sí para ir a iluminarse con la luz de aquel sol. Tal es el pensador católico.

LA HUMANIDAD PUES, NO ESTÁ LLAMADA A VOLVER A COMENZAR CADA DÍA SU CAMINO Y A DEVORAR CONTINUAMENTE LAS DOCTRINAS, LAS OBRAS Y LOS PROGRESOS QUE HIZO EN LA VÍSPERA; PORQUE CON ESTE SISTEMA SOLO ALCANZARÍA OCUPARSE EN DEMOLICIONES COMO HACE LA FALSA FILOSOFÍA Y SU HIJA LA REVOLUCIÓN. ¡PEREZCAN, PUES, ESAS DOCTRINAS DE PROGRESO AL REVÉS, QUE DECLARAN QUE TODO, HASTA LA RELIGIÓN, SE ENCUENTRA SUJETO A LA FATALIDAD DEL CAMBIO!, NOSOTROS TENEMOS UNA DOCTRINA PROBADA YA EN PUNTO A SU DURACIÓN, Y NI SIQUIERA HAY NECESIDAD DE BUSCARLA:  TODO EN NUESTRO MUNDO SE ILUMINA CON LA LUZ DE ESE SOL, Y COMO EN ÉL HUBO AYER BASTANTE, COMO HOY HAY BASTANTE, MAÑANA LO HABRÁ TAMBIÉN; PORQUE ESTE SOLO DE LA DOCTRINA QUE NOS ALUMBRA, CALIENTA Y ATRAE, ES EL MISMO JESUCRISTO...

 Extraido de  http://elbandidorealista.blogspot.com/
...Y JESUCRISTO ERA AYER, ES HOY y SERÁ MAÑANA, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS...