¡ Viva Cristo Rey !

Tuyo es el Reino, Tuyo el Poder y la Gloria, por siempre Señor.
Cristo, Señor del Cielo y de la TIERRA, Rey de gobiernos y naciones

27 jun. 2011

Ideología de género es "presentación siniestra" de sexualidad humana


"Ideología de género" de moda en algunos ambientes, es una
representación "oscura y siniestra" de la sexualidad humana.
Cardenal André Vingt-Trois

El Arzobispo de París y Presidente de la Conferencia Episcopal
Francesa (CEF), Cardenal André Vingt-Trois, advirtió que la llamada
"ideología de género" de moda en algunos ambientes, es una
representación "oscura y siniestra" de la sexualidad humana.

En una entrevista concedida a la Radio católica Notre Dame, el
Cardenal comentó sobre la inclusión de la ideología de género en los
manuales de asuntos sociales de todas las clases de première (que
corresponde al penúltimo año de la secundaria donde la edad promedio
es de 16 años) obligatorias a partir del año escolar 2011-2012.

Esta ideología, explicó el Cardenal, no tiene ninguna valoración del
aspecto afectivo de la sexualidad humana, en cambio "aborda la
experiencia humana en este campo de manera puramente mecánica, con
la premisa de que la orientación sexual es una construcción
puramente cultural".

El diario vaticano L’Osservatore Romano (LOR), que recoge en su
edición del martes 21 de junio las declaraciones del Cardenal,
explica que la ideología de género nació en Estados Unidos hace unos
30 años, se desarrolló luego en Europa siguiendo "líneas
particulares del feminismo primero y luego del pensamiento
homosexual".

Esta ideología, según LOR, "pretende afirmar que en el mundo moderno
la diferencia entre hombre y mujer es un hecho social (una
‘construcción’) antes que algo biológico. De esa forma la
orientación sexual –y con ello la identidad de género y el papel del
género– contaría más que el sexo biológico".

El Arzobispo de París dijo también que con la ideología de género
incluida en la educación de los jóvenes franceses se propone "una
sexualidad que se reduce a las relaciones sexuales, sin considerar
cómo éstas están articuladas en el desarrollo de una persona".

"Las autoridades buscan una educación sexual "centrada
exclusivamente en las enfermedades sexualmente transmisibles, en dar
consejos sobre como evitarlas, en la interrupción del embarazo
(aborto), que representa la ‘llave maestra’" del programa.

Este es uno de los aspectos más "tristes" de los manuales, continuó,
porque "cuando los educadores no logran generar una verdadera
introducción a la vida afectiva, son reducidos a hacer de ella un
tema de ciencias naturales".

El Cardenal subrayó finalmente la importancia de ayudar a los
jóvenes a comprender que su sexualidad y energía afectiva no
constituyen simplemente un fenómeno hormonal sino que es algo
constitutivo de la persona que debe crecer armoniosamente "y siempre
al interior de una auténtica relación humana".